Saltar al contenido

ODONTOLOGO ALFA

Portada » Blog » ¿ES NECESARIO SER RICO PARA ESTUDIAR ODONTOLOGÍA?

¿ES NECESARIO SER RICO PARA ESTUDIAR ODONTOLOGÍA?

Durante bastantes años hemos escuchado la ya tan sonada frase: “Estudiar odonto es carísimo por los materiales, instrumentos y demás”. Se podría decir que ya forma parte del inconsciente colectivo de la sociedad.

Pero ¿Eso es verdad?

Por supuesto que no

Claro, como en toda carrera hay gastos que se tienen que realizar como: comprar materiales, manuales, libros, pagar colegiaturas, etc. Pero eso no significa que tengas que desembolsar la fortuna de tu humilde familia para poder cumplir tu sueño de ser dentista.

El problema es que muchos se dejan deslumbrar por la percepción errónea que se tiene de los precios del instrumental, y si, algunos son muy caros, pero no son obligatorios de adquirir, es más, a veces ni siquiera son necesarios.

Eso de que te pidan unas tijeras de $5000 pesos para tu primera práctica es un simple meme que se ha repetido constantemente. Al menos en pregrado eso no es “obligatorio”.

De las personas que más escucharás esas palabras son de estudiantes o profesionales que quieren pararse el cuello y hacerle creer a los demás que estudiar odontología les da estatus. Como aquella persona que aprovecha cada oportunidad para recalcar que su ropa es “carísima” o de una marca muy exclusiva.

Claro que tener dinero te da muchísimas ventajas, algunos estudiantes gracias al dinero de sus padres (a veces propio) pueden tener todo lo que quieren, pueden comprar todos los cassettes, pueden comprar libros, manuales, uniformes, zapatos e inclusive pagar los tratamientos de todos los pacientes que tengan para aprobar clínicas. Hasta pueden darse el lujo de no echarle ganas y reprobar, al cabo que pagan y ya. Lo peor es que muchos ni siquiera van a clase, pareciera que les vale madre la escuela.

Mientras que estudiantes como tú y como yo, que a duras penas podemos con la colegiatura, que sufrimos en silencio fingiendo una sonrisa, ocultándole gastos a nuestros padres porque sabemos que no podrán costearlos y preferimos no mortificarlos, poniendo en riesgo nuestra calificación, averiguando la forma de obtener copias o pdf’s de libros o manuales en blanco y negro apenas legibles, vendiendo artículos personales con valor sentimental para poder costear libros o rentar instrumental, partiéndonos en dos para poder estudiar y trabajar, llegando a nuestra casa derrotados por el cansancio después de horas de traslado solo para dormir, y a veces ni dormir porque tenemos que estudiar o hacer tareas y, en varias ocasiones, teniendo que decidir entre comprar de comer o comprar las barreras de protección para una práctica, no podemos ni imaginar pagarle el tratamiento a un paciente, ni siquiera la apertura de expediente.

Que injusto ¿verdad?

Yo sé que lloras en las noches antes de dormir, preguntándote una y otra vez: “¿por qué es así Dios?” O diciendo frases como: “Ya no quiero ser tu mejor guerrero”, “por qué ellos si pueden tenerlo todo y yo no”, “por qué yo nunca tengo el camino fácil”, y varias otras más que ameritarían escribir 2 o 3 blogs completos.

Pero te tengo una buena noticia, no todo está perdido.

Existen productos genéricos o de segunda mano, ya sea en venta o renta, existen modos de sobrellevar los gastos de la carrera, existen formas de conseguir pacientes sin tener que “obligarlos” a atenderse pagándoles el tratamiento, traslado y alimentos.

Pero eso no lo vas a lograr quejándote, ni llorando, ni diciendo que la vida es injusta.

Entiende esto muy bien.

La vida no es justa, no tiene por qué serlo, no mereces todo porque si, por bonito.

Se trata de hacer lo mejor que podemos con las herramientas que tenemos.

Por eso hoy quiero liberarte de esas excusas y regalarte mi libro De Estudiante A Experto.

-Ahí conocerás y aprenderás a forjar en ti las herramientas que pondrán la balanza a tu favor en la “competencia” contra los demás.
-Te enseñaré una metodología de 3 pasos para desarrollar habilidades esenciales durante el inicio de tu carrera y que te darán una enorme ventaja en tu etapa de clínicas.
-Cosas que nadie te dirá pero que son tan importantes de saber. Aprenderás de mis errores y de los errores de varios compañeros y que te ahorrarán muchas lágrimas y sufrimiento.
-Te brindaré una guía básica funcional para empezar a formarte como un profesional integral de la nueva era, adaptada a estos tiempos y a la situación actual de la facultad.
-Consejos para ahorrarte dinero en instrumental, materiales y libros.
-Aprenderás algunos secretos que te harán estar preparado para cualquier eventualidad durante tus primeras consultas. Lucirás como un profesional.
Y lo mejor de todo…
Conocerás algunas formas para conseguir pacientes sin tener que desembolsar cientos de dólares.

Si, ellos tienen dinero, ya sea por sus padres o emprendimientos exitosos, esa es su herramienta, una muy poderosa, pero eso no quiere decir que sean malas personas o pésimos estudiantes, simplemente saben jugar las cartas que la vida les dio.

Qué historia le vas a contar a tus padres, a tus hijos, a tus futuros alumnos…

La del dentista frustrado y resentido que nunca pudo lograr destacar, con un consultorio modesto y que apenas y tiene ganancias, o vive siendo explotado por una clínica de volumen, peor aún, que ni siquiera terminó la carrera, porque se enfocó en echarle la culpa al gobierno, a la dirección o a sociedad de alumnos de sus desgracias y bajo rendimiento.

O la del Odontólogo Alfa, que nunca se dio por vencido, que a pesar de la adversidad decidió dar lo mejor de sí mismo, aprendiendo lo necesario y más, que con pocos recursos pudo poner la muestra e inspirar a las futuras generaciones a luchar por cumplir su sueño, ser bien recomendado por cada paciente que ha tenido y que lo recuerden como ese odontólogo que les devolvió la confianza de volver a sonreír, no sólo con la boca, sino con el corazón.

El segundo escenario si es posible, pero debes tomar acción ya. Descarga tu libro completamente gratis aquí.

Hoy es el mejor momento para empezar a formarte, para hacer las cosas bien, para distinguirte de los demás, dejar huella en la historia. Aprovecha que la vara está baja y pocos están fijándose en esto.

Pero hazlo rápido, porque la ventana se irá cerrando, alguien más si se tomará esto en serio y se llevará los mejores beneficios.

¿Dejarás ir esta oportunidad también, como todas las que han pasado frente a ti?

Espero que no.

Te mando un fuerte abrazo.
Tu amigo y colega, Aldair De León.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *